Tanto nuestros partners como nosotros utilizamos cookies para personalizar contenido y publicidad, o analizar nuestro tráfico. Podemos recoger información no personal sobre el uso que haces de esta web. Puedes permitir el uso de esta tecnología, o controlar completamente qué información es recogida y procesada.

OK | Más información


 

Historia Navarra de Patinaje


50 ANIVERSARIO DE LA FEDERACIÓN NAVARRA DE PATINAJE

En el año 1954 la Federación Navarra de Patinaje inició su andadura como Federación Autónoma después de pertenecer a la Delegación Regional Vasco Navarra.

En la Federación Regional Vasco Navarra participaron como delegados de Navarra los señores Juan Arbide, Jaime Azcona e Ignacio Galobart.

El jesuíta Galobart, al empezar a funcionar el patinaje navarro como Federación propia, fue elegido como presidente.

Los recuerdos de tan gran presidente y persona son imborrables en el largo camino recorrido, ya que en esa época se consolidó el patinaje en las actividades de hockey sobre patines y carreras sobre patines.

Los equipos de hockey sobre patines Aldapa, Argaray y Real Unión, primeros equipos navarros, fueron los pioneros de los que vinieron poco después, algunos de ellos con casi 50 años de historia como el San Antonio y Oberena.

El Skating Navarra se quedó en 5ª posición en Voltregá en la categoría juvenil, la mejor posición conseguida por un club navarro hasta esa fecha.

A Galobart le siguió como presidente Juan José Dubrot que sólo estuvo un año en la Federación, y al que sustituyó Pío San Nicolás, un gran directivo que por motivos de trabajo dejó la presidencia nuevamente a Galobart, renovando su fuerza y trabajando con pasión, hasta la incorpación en el más alto cargo federativo de Andoni Santamaría Ilundáin, bajo cuyo mandato el patinaje navarro se hizo internacional y brilló por las grandes organizaciones deportivas.

Con Galobart, Pío San Nicolás y Andoni Santamaría, el hockey fue en Navarra un deporte conocido por su actividad y por el gran número de aficionados que vibraban con unos partidos de garra y fuerza.

Por la pista del estadio Mola, por el frontón Labrit, por la pista del Jito-Alai, de Imenasa, de la Chantrea... etc., los equipos de Aldapa, Argaray, Real Unión, San Antonio, Oberena, Piratas, Imenasa, Montenegro, Universitarios, Tenis, Seu, Maristas, Jesuítas, Instituto Ximénez de Rada, Escuelas de Peritos Agrícolas, Chantrea, Osasuna... etc., llenaron un espacio deportivo difícil de igualar con el tiempo.

Además, el patinaje Velocidad llenaba las calles de Pamplona, sobre todo la Plaza del Castillo, con sus equipos del San Antonio, Chantrea, Egulbati, Aldapa, Imenasa, San Juan, Kins...etc., con miles de espectadores y con las mejores selecciones mundiales.

Durante varios años, la plaza central de pamplona acogió a las selecciones nacionales de Bélgica, Francia, Italia, Alemania, Argentina y España, con campeones del mundo como Pepita Cuevas, Venanzi, Marc, Guardigli, Traub, Raes, Ibarguren, Scafatti y Lambrechts.

En las carreteras cercanas a Pamplona, donde entrenaban peligrosamente nuestros patinadores, tuvieron lugar durante muchos años las pruebas de fondo en carretera, llegando a poblaciones como Aoiz, Sangüesa, Estella y Lerín.

En los años 60 y 70 toda Navarra conocía las gestas de los corredores internacionales navarros, Primitivo Asenjo, Miguel Asenjo, Osés, Martínez Goñi, Martínez de Lizarrondo, que consiguieron para España y Navarra medallas en los campeonatos del mundo, de Europa y en cuantas pruebas internacionales participaban.

Todos estos grandes deportistas llevaron el nombre de Navarra por los cinco continentes.

En 1962, Andoni Santamaría Ilundáin organizaba en Navarra el Primer Campeonato de Europa de Fondo en Carretera, entre Pamplona-Estella-Pamplona.

Solamente el circuito de Pascua y las etapas de la Vuelta Ciclista a España lograron igualar en cantidad de público, lo que consiguió el Ctº de Europa de 1962 que tuvo su meta en el antiguo cine Olimpia.

En el Club Tenis de Pamplona, en el año 1965, la Federación Navarra organizó el Campeonato de España de categoría junior de hockey sobre patines.

Faustino Sos cogió las riendas de la Federación al dejar Andoni Santamaría la presidencia y dedicarse al club San Antonio en su conjunto y al balonmano en particular.

Después de Faustino Sos llegó a la presidencia de la Federación Antonio Mongay, un catalán proveniente del Club Badalona que supo añadir al hockey sobre patines tintes de proyección nacional, optando sobre todo por la lucha en conseguir construcciones deportivas para el hockey y las carreras.

En su periodo de presidencia el patinaje artistico nació en Navarra en la A.D. Noáin y se crearon sociedades como Lagunak, que se incorporó con fuerza y con sus magníficas instalacciones al hockey y al patinaje velocidad.

Fueron años buenos para el hockey, con el San Antonio en 1ª división nacional y Oberena y Osasuna en segunda división.

Se introdujo el hockey en los Salesianos, San juan y el colegio El Redín.

A Antonio Mongay le sustituyo en la presidencia de la Federación Manolo Suescun, que asumió el mando federativo con la fuerza de su juventud y su conocimiento del patinaje velocidad, en el que estaba ejerciendo como juez nacional e internacional.

Siendo presidente de la navarra ocupó cargos internacionales en el Comité Europeo de Carreras, y en su último año como directivo navarro se celebró en 1981, en Barañáin y Pamplona, el II Campeonato de Europa de categoría juvenil de carreras.

Navarra para entonces ocupaba un lugar de honor en el patinaje nacional, al aportar a la Selección Española de Patinaje, patinadores y patinadoras muy jóvenes como Javier Romera, Arantxa Arbeloa, Nacho Saenz, Luis Felipe Saenz, Alicia Elizalde y Blanca Recalde, que empezaban a funcionar como los primeros de una generación de patinadores que consiguieron para España y Navarra las máximas distinciones europeas y mundiales.

Peio Ilundáin ocupó la presidencia que dejó vacante después de dos mandatos, Manolo Suescun.

El patinaje artístico se había consolidado en Noáin y se esparcía con gran potencia en la zona de la ribera navarra.

Tudela, Ribaforada, Sartaguda y Murchante se sumaron con cerca de 300 fichas al ya experimentado Club de Noáin en patinaje artistico.

El hockey sobre patines mantenía su categoría nacional con el San Antonio, y el patinaje velocidad crecía en número de fichas, en organizaciones nacionales e internacionales y en calidad de sus patinadores.

En 1985, en el polideportivo Aranzadi, se organizó la fase final del Campeonato de España Juvenil de Hockey sobre Patines.

Nacho Saenz, del Club Chantrea, fue el primer navarro que consiguió quedarse campeón de Europa en Italia, y se mantenía la primacía de las carreras navarras a nivel nacional.

En 1985, nuevamente la federación navarra organizaba el Campeonato de Europa Juvenil en Barañáin y Pamplona.

El presidente Peio Ilundáin fue el segundo dirigente navarro que ocupó cargo en el Comité Europeo de Carreras.

Bajo su mandato, y actuando como delegado de la Selección Española en los Campeonatos Europeos celebrados en la localidad italiana de Cremona en 1983, tuvo lugar el accidente del navarro Javier Romera, que conmocionó a Italia y a España.

Javier Romera, que estuvo en coma profundo durante un mes en el hospital de Brescia, una vez recuperado y después de volver a la Selección Española al año siguiente en los campeonatos de Europa en viena, fue nombrado Seleccionador Nacional de Patinaje velocidad, ocupando el cargo durante 8 años, años en los que consiguió llevar a España a cotas muy altas en el patinaje mundial.

Una de las personas que más trabajaba por el hockey y que fue entrenador del San Antonio en 1ª nacional, Mikel Pérez, fue elegido presidente en 1986, y consolidó al patinaje navarro colocándolo a nivel de las primeras federaciones regionales.

Con las tres especialidades en el patinaje, los patinadores navarros se hacían con un nivel de proyección fuera de lo común y a todos los niveles.Surgía en patinaje velocidad una generación forjada en años anteriores, y Arantxa Arbeloa conseguía el máximo título europeo en Portugal, y una medalla de plata y una medalla de bronce en los mundiales celebrados en Francia en 1988 y 1989.

Después de muchos años de trabajo, el patinaje navarro contaba con un campeón de Europa y una campeona de Europa en su brillante currículum.

Con los hermanos Lamberto, los hermanos Saenz, Sergio Ugarte, Pedro Sarasíbar y Raúl Orzanco entre los más destacados, la internacionalidad de los patinadores navarros y los éxitos en medallas llegaban hasta donde no se podía imaginar nadie.

En 1992 en los Mundiales de Roma, Jesús Lamberto se alzó con la medalla de plata de 10.000 puntos en circuito, superando la medalla de bronce conseguida por Primitivo Asenjo en los Mundiales de 1964 en Madrid.

Al año siguiente en Valance d´Agen, en Francia, el mismo Jesús Lamberto se proclamaba campeón de Europa en pista.

Ese año surgían con fuerza en el patinaje femenino, Araceli Larrea, Edurne Elcano, Sonia Elósegui... etc. que se proclamaban subcampeonas de Europa en Francia y que se consolidaban como fijas en la Selección Española.

El año 1994 se organizó en Barañáin y Pamplona el Campeonato de Europa Absoluto de Patinaje Velocidad en Pista y Circuito, y Edurne Elcano en la pista de su pueblo y de su club, Lagunak, se enfundó el maillot de campeona de Europa en 1.000 metros pista.

Sergio Ugarte, Carlos Lamberto, Jesús Lamberto y Araceli Larrea subieron al podium de Barañáin.

A partir de 1995, no hubo año en que Araceli Larrea y Edurne Elcano no se enfundaran el maillot de campeonas de Europa junto a la aragonesa Sheila Herrero.

Este año la mayor sorpresa nos la dieron Pablo Ascunce, Sergio Ugarte y Carlos Lamberto en los mundiales de Perth Australia consiguiendo la medalla de bronce de 10.000 m. relevos en pista.

Durante todos estos años fue Mikel Pérez el presidente, hasta finales de 1995, año en el que por motivos de trabajo dimitió, dando paso a la presidencia a Carmelo Paniagua, que desde ese año ocupa la presidencia de la federación navarra.

Mikel Pérez se fue orgulloso de dejar una federación y un patinaje navarro en lo más alto. En su época el patinaje artístico se sumó a los mejores premios nacionales e internacionales.

En el año 1989 los tudelanos Tamara Orradre y Carlos Ostiz subían a lo más alto del podium proclamándose campeones de España Junior de parejas mixtas en patinaje artístico, y los patinadores cadetes de Fustiñana Eduard Redrado y Paula Oviedo, en 1994, se proclamaban campeones de España y Europa, también en la especialidad de parejas mixtas.

Desde 1993 hasta 1996, el Comité Nacional de Patinaje Velocidad se llevó desde la Federación Navarra, con Mikel Pérez como presidente y Peio Ilundáin como secretario general.
En 1996, Peio Ilundáin era nombrado en la Asamblea del Comité Mundial de Carreras, miembro del máximo organismo internacional.

El patinaje navarro con la selección española era conocido en el patinaje europeo.

Desde 1996 hasta la actualidad, Carmelo Paniagua ha llevado las riendas del patinaje navarro, y han sido estos años los que más frutos han dado a nuestro querido deporte.En el sistema organizativo, la Federación Navarra de Patinaje organizó en 1997, el campeonato de Europa Juvenil y Junior de Pista.

En el campeonato del Mundo de Mar de Plata (Argentina), Carmelo Paniagua sustituyó a Peio Ilundáin en el Comité Mundial de Patinaje Velocidad, obstentando este puesto hasta la actualidad.

En 1998, Navarra acogió la mayor organización que se puede realizar en el patinaje.En Barañáin y Pamplona se celebraron los campeonatos del Mundo Senior de patinaje velocidad, y el gran espectáculo del patín en línea con los supercampeones del mundo americanos, neozelandeses, italianos, franceses, colombianos, españoles... etc., reunió en la pista cubierta de Lagunak y en el patinódromo del Parque Antoniutti de Pamplona a miles de espectadores navarros y de todas las partes del planeta.Los expertos mundiales han reconocido que como el campeonato celebrado en navarra no se ha celebrado ninguno mejor. Lo bueno del campeonato del Mundo de 1998 no sólo fue el espectáculo en sí, Eva Lizarraga conseguía el subcampeonato del Mundo en 300 m. contra reloj en pista en una prueba muy emocionante en la que fue superada por una imprevisible argentina, Andrea González.

En 1999, en Santiago de Chile se consiguió el 'sumun' de lo imaginable en el patinaje navarro. Edurne Elcano y Araceli Larrea, con la selección española, se proclamaban campeonas del mundo en 10.000 m. relevos a la americana de pista junto a la supercampeona del mundo la aragonesa Sheila Herrero. El patinaje navarro había tocado el cielo.

Los años 2.000 y 2002, con motivo de la organización del circuito San Antonio, el patinaje navarro atrajo a Pamplona una jornada del grand prix de maratones mundiales.

Nuevamente se dieron cita en nuestras calles lo más preciado del patinaje mundial y los aficionados navarros vibraron con tan veloz y estético deporte.

Años fuctíferos desde 1996 hasta la actualidad, donde Garikoitz Lerga ha cogido el relevo de los más grandes colgándose la medalla de bronce de 10.000 m. puntos en el mundial de Francia de 2001, y apuntándose a todas las medallas de plata de fondo en los campeonatos de Europa desde el año 2000.

Eva Lizarraga, con dos medallas de bronce en los mundiales de Chile y Bélgica en 1999 y 2002, dejaba claro que es una de las mejores corredoras de 300 m. contra reloj de todos los tiempos.

Desde 1999, Carmelo Paniagua, además de la presidencia de la Federación Navarra, es nombrado por el presidente de la Federación Española, presidente del patinaje velocidad en España y vicepresidente de la Federación Española.

El patinaje navarro lleva durante los últimos cinco años las riendas del patinaje velocidad en España, siendo navarros todos los seleccionadores nacionales de este periodo.

Pedro Sarasíbar y Juan Antonio Martínez han conseguido para España y para Navarra como seleccionadores nacionales 17 medallas de oro en los campeonatos del Mundo y 47 títulos europeos, una marca muy difícil de igualar.

Estos dos grandes patinadores y grandes técnicos han dejado paso este año a otros nuevos técnicos navarros que se han hecho cargo de todas las selecciones nacionales. Araceli Larrea, Pablo Ascunce y Eva Lizarraga, estamos seguros de que seguirán los pasos trazados por sus antecesores.

En mayo de 2004, el hockey, por medio del San Antonio Caja Navarra, logró un objetivo importante duramente perseguido durante quince años, logró el ascenso a la 1ª división nacional.

Nuevamente se habla del patinaje navarro en todas sus facetas y en los próximos años estamos seguros de que el hockey de los tres grandes clubes de navarra, va a hacer volar la ilusión de cientos de deportistas que han elegido las ruedas como base a su actividad deportiva.

Al celebrar en 2004 los cincuenta años de la Federación Navarra de Patinaje, el máximo deseo del actual presidente y de toda la familia del patinaje navarro es que el futuro sea como mínimo lo que ha sido todos estos años de lucha, esfuerzo y buenos resultados.